Dinero, pasta, plata, billetes, capital, patrimonio, riqueza… llámelo como quiera.

¿Cómo empezar a ganarlo?

Pues como todo en esta vida, empezando.

Con un primer paso, y luego otro, y después otro…

Antonio Machado ya lo tenía claro:

“Caminante no hay camino, se hace camino al andar”.

Y ésta es sin duda, la única forma de prosperar.

La fórmula secreta para conseguirlo es bien sencilla.

Sólo consta de 3 elementos: ingresos, gastos y saldo.

Y responde a la siguiente estructura:

SALDO = INGRESOS – GASTOS

Esta ecuación ya nos está indicando claramente que lo más importante no es cuánto dinero se gana o ingresa, sino cuánto se conserva, el saldo o resultado, que por supuesto deberemos intentar mantener siempre en positivo y al nivel más elevado posible.

Y el término maldito, a evitar a toda costa, es el que resta, los gastos.

Procure gastar siempre MENOS de lo que ingrese.

MENOS significa MENOS y cuanto MENOS, mejor. 

¿ Sabe cuál es el objetivo prioritario de los titulares de grandes fortunas ?

En contra de lo que pudiera parecer a primera vista, no es tanto incrementar su patrimonio, si eso acarrea cierto nivel de riesgo, sino cómo conservarlo.

De eso entiende bastante la banca privada, que es la que se suele encargar de su gestión.

Y las crisis económicas el momento adecuado para tomar conciencia de esta posición.

Cuando alguien no tiene nada que perder puede estar dispuesto a arriesgar mucho para conseguir algo.

Cuando lo que se pretende es no perder bajo ningún concepto, todo cambia.

Regresar a los infiernos, tras haber estado en la cima, puede convertirse en una experiencia más que traumática.

Lo dice claramente Warren Buffet, uno de los inversores más reputados:

“La primera regla es no perder, y la segunda, no olvidar nunca la primera”.

Es ésta una filosofía que se puede tener muy presente en cualquier etapa de la creación de un parimonio.

Se trata simplemente de adaptarla proporcionalmente a cada cual.

Sólo hay 4 posibles opciones.

1ª La que aplica la mayoría de la gente es aumentar inmediatamente los GASTOS cuando aumentan sus INGRESOS, de manera que su SALDO, que es la clave del bienestar, casi siempre es reducido.

2ª Cuando caen los INGRESOS, lo habitual es reducir también los GASTOS, aunque se suele hacer sin prestar la debida atención a lo más importante que es el control del SALDO.

3ª Otra alternativa es aumentar los GASTOS frente a una caida de INGRESOS. No hay nada más que decir, se trata de un harakiri financiero.

4ª Y por último la opción más inteligente que consiste en reducir los GASTOS, incluso ante una subida de INGRESOS. Es la que aplican las empresas de éxito, las que aumentan su beneficio, en nuestro caso, el SALDO.

Por lo tanto, si queremos tener más SALDO, esto es en lo que debemos enfocarnos:

Tratar de aumentar los INGRESOS y de reducir los GASTOS.

SIMULTÁNEAMENTE

Reducir los gastos, tiene sus limitaciones.

Si pretende mantener un determinado nivel de vida, llegará un momento en que por mucho que lo intente no va a ser posible reducir más los GASTOS,

Sin embargo, aumentar los INGRESOS, tiene un potencial ilimitado.

Más adelante veremos cómo hacerlo.

La aplicación aislada de estas dos acciones tiene un efecto parcial.

Pero… ¿y si aplicamos las dos a la par?

¡Efectivamente, su efecto se amplifica considerablemente y podremos conseguir un determinado nivel de resultados, y por tanto un mayor SALDO, en un periodo más breve de tiempo!

Por tanto nuestro objetivo va a ser doble.

Le proponemos reducir los GASTOS y aumentar los INGRESOS de forma paralela.

Eso nos va a permitir, además, retroalimentar los procesos causa-efecto de cada uno de ellos y conseguir mayor eficiencia en los resultados.

¿Y cómo vamos a conseguirlo? Muy sencillo.

Si estamos dedicando nuestro tiempo a generar más dinero, no lo estaremos empleando en incrementar nuestros gastos.

Y si estamos mentalizados en reducir nuestros gastos aumentará el margen de nuestros resultados.

¡LE ESTAMOS PLANTEANDO UNA GRAN OPORTUNIDAD PROFESIONAL PERFECTAMENTE COMPATIBLE CON SU OCUPACIÓN ACTUAL!

Aquella con la que siempre había soñado pero pensó que nunca podría hacerse realidad.

Pues tenemos que decirle que estaba equivocado.

¿Ha visto en nuestra página “Cómo ahorrar” qué sencillo es ayudar a la gente a que ahorre en sus gastos cotidianos?

Muchas personas se quejan continuamente de lo difícil que les resulta llegar a fin de mes y de lo caro que está todo.

Tenemos que darle una buena noticia.

Eso no es más que una percepción personal.

El precio de las cosas es el mismo para todo el mundo.

¿Qué es entonces lo que marca la diferencia?

Exacto, la prioridad de los gastos y la disponibilidad de recursos de cada uno.

Nosotros le vamos a ayudar a pensar de otro modo.

Le vamos a indicar cómo reducir el importe de sus facturas ofreciéndole productos y servicios de una excelente relación caliudad/precio y al mismo tiempo poder generar una fuente de ingresos complementaria a su actividad principal.

No se extrañe si este plan B pasa a convertirse algún día en su plan A.

¿Se lo imagina?

Vivimos tiempos con tremendos avances en las tecnologías de la información y las comunicaciones, conocidas como TIC, basadas en la autopista más espectacular que se pueda imaginar, internet.

Esto ha puesto al alcance de nuestro ordenador y/o teléfono inteligente ( smartphone ) las mismas herramientas que usan las grandes empresas para que podamos convertirnos en un operador más del mercado global.

El gran general chino Sun Tzu ya recomendaba hace siglos en su libro “El arte de la guerra” la siguiente estrategia que utilizaba personalmente al enfrentarse a sus enemigos:

“Si no puedes vencerles, únete a ellos”.

Y eso es lo que está a nuestro alcance hoy en día.

Algo impensable hace pocos años.

Como la unión hace la fuerza, podemos asociarnos con grandes operadores mundiales.

Y gestionar un negocio propio sin necesidad de experiencia previa, con una mínima inversión al alcance de cualquier bolsillo pero con un gran potencial.

DINERO A SU ALCANCE

Todo el mundo usa esos servicios básicos.

Todo el mundo paga sus facturas y le está regalando un beneficio a empresas que desconoce.

Ahora el beneficio puede ser para usted, ofreciendo a sus conocidos un servicio cercano y de calidad, rodeándose de gente emprendedora y solidaria como usted y llevando su economía a otro nivel inimaginable hasta ahora.

¿Conoce a alguien a quien no le gustaría TENER más dinero?

Podemos empezar reduciendo el importe de sus facturas mensuales, pagando menos y recibiendo el mismo servicio, o incluso mejor.

¿Qué le parece?

TENER, significa precisamente eso, TENER, es decir, conservar.

Ahorrar y ganar, todo es empezar.

Y no hay mejor ahorrar que poco gastar.

Ahora es posible ahorrar en sus facturas cotidianas y al mismo tiempo ganar dinero.

Con una franquicia online de bajo riesgo, usted se puede convertir en distribuidor autorizado de algunas de las compañías de servicios más destacadas del panorama internacional.

¿Se imagina recibiendo pagos todos los meses, uno tras otro, cada vez que sus clientes, tanto particulares como empresas, paguen sus facturas?

¿Le parece atractiva esta propuesta para TENER más dinero?